Amor en la Adolescencia

Manuel Fuentes Wendling

¿Qué se entiende por "juegos sexuales de la adolescencia"? ¿Constituyen manifestaciones homosexuales anticipadas?

 

    No son manifestaciones homosexuales anticipadas y su ocurrencia es mucho más habitual de lo que se piensa.

   Desde el momento en que durante la adolescencia se desarrollan los caracteres masculino en el hombre y femenino en la mujer, no puede hablarse de homosexualidad. Solamente cuando ya se ha llegado a la edad donde se define la sexualidad en el hombre y la mujer - los 20 y 18 años - hay posibilidades que se presenten situaciones de indefinición como consecuencia de trastornos orgánicos y /o psicológicos los mismos que estarían proyectándose hacia la edad adulta a no mediar un tratamiento médico oportuno y apropiado.

   Cabe, sin embargo, una distinción particular. Extraordinariamente podrían existir malformaciones genitales de nacimiento en niñas y niños, las cuales deben ser consultadas con un médico en la edad infantil para establecer procedimientos y tratamientos adecuados. Al no hacerlo los padres - y ocultarlo por timidez o incultura - tales malformaciones evidentemente se proyectarán como un problema en la adolescencia, el mismo que, si llegase a ser tu caso, debes exteriorizarlo reservadamente a quienes pueden prestarte la ayuda necesaria: maestra o maestro, sacerdote, asesor espiritual u orientador.

   En cuanto a los actos que he denominado "juegos sexuales de la adolescencia", -  declarados durante las entrevistas a adolescentes - constituyen experiencias ocasionales tras las cuales está el manifiesto deseo de explorar en los niveles de la sexualidad, experimentando sensaciones con alguien con quien se tiene, o se cree tener, confianza e intimidad.

    Estos "juegos" no implican falta de definición frente al sexo opuesto, sino que son un mecanismo de liberación ocasional del natural deseo sexual, que si bien podría provocar secuelas psicológicas cuando se transforman en una práctica habitual, su ocurrencia circunstancial no provocaría daño.

   Hay que destacar que lo que aquí se define como "juegos sexuales de la adolescencia" no implican, como lo expresaron adolescentes entrevistados que hicieron referencias a ellos, una relación sexual directa sino que indirecta, que se expresa con caricias íntimas mutuas aprovechando situaciones de coyuntura, como dormir en alguna ocasión en la misma cama o bañarse o ducharse juntos.

   En las adolescentes pareciera haber una mayor tendencia a este tipo de "juegos", por resultar más común que amigas muy íntimas duerman juntas, por ejemplo, cuando se visitan en sus respectivos hogares. Preferentemente es en estas situaciones cuando desde el simple y leve movimiento y roce de cuerpos -no exento de risas y bromas- se pasa a niveles crecientes de excitación y sobreexitación que dan paso, a partir de un código silencioso y tácitamente aceptado por las partes, a caricias íntimas diversas para culminar en orgasmos por masturbación o por mutuas caricias íntimas que llevan también a un final orgásmico.

   Hay oculta bajo tales experiencias femeninas - de las que se hace escasas referencias - la seguridad de la ausencia de compromiso físico y riesgo para las practicantes y, paralelamente, el manifiesto deseo de experimentar con absoluta libertad la sensación y el placer de prematuro sexo íntimo con otra persona.

   Diferente se expresan los adolescentes. En éstos se da un similar tipo de "juegos" aunque con rechazo al contacto de cuerpos no sólo porque resulta menos frecuente que duerman en una misma cama, sino también por implicar un compromiso físico no aceptado. La excitación, por lo general, nace a partir de conversaciones sobre sexo y observación en conjunto de revistas y/o sitios en Internet con desnudos femeninos y culmina en masturbación.

www.pololeos.com

 

Pregunta Anterior
Pregunta Siguiente