¿Cuáles son los efectos a largo plazo del abuso de la metanfetamina?

 

El abuso extendido de la metanfetamina resulta en muchos efectos dañinos, incluyendo la adicción.

  La adicción es una enfermedad crónica que se reincide, caracterizada por la búsqueda y uso compulsivo de la droga, que está acompañada por cambios funcionales y moleculares en el cerebro.

  Además de estar adictos a la metanfetamina, los abusadores crónicos de la droga revelan síntomas que pueden incluir comportamiento violento, ansiedad, confusión, e insomnia.

  Ellos también pueden demostrar varias características psicóticas, incluyendo la paranoia, alucinaciones auditivas, ánimo alborotado, y delirio (por ejemplo, la sensación que insectos le caminan sobre la piel, llamado "formicación" (formication).

  Además, la paranoia puede provocar pensamientos de homicidio y/o de suicidio.

Efectos a largo plazo pueden incluir:
Psicosis de dependencia y adicción
  • paranoia
  • alucinaciones
  • trastornos de humor
  • actividad repetitiva de los sistemas motorizados del cuerpo.

Derrame cerebral

Pérdida de peso

  Con uso crónico, se puede desarrollar tolerancia a la metanfetamina.

  Con el fín de intensificar los efectos deseados, puede ser que los usuarios tomen dosis más altas de la droga, que la tomen con más frecuencia, o que cambien la forma de administrarse la droga.

  En algunos casos, los usuarios de la droga dejan de comer y dormir mientras se satisfacen con una forma desenfrenada de la administración de la droga; esto se conoce como una "corrida" (run), inyectándose hasta un gramo de la droga cada 2 o 3 horas durante varios días hasta que la droga se le termine al usuario o se sienta demasiado desorganizado para continuar.

  El abuso crónico puede dirigir al usuario a un comportamiento sicótico, caracterizado por paranoia intensa, alucinaciones visuales y auditivas, y rabia incontrolable que se puede emparejar con comportamiento extremadamente violento.

  Aunque no hay manifestaciones físicas de un síndrome de síntomas de reajuste cuando se deja de usar la metanfetamina, hay varios síntomas que ocurren cuando un usuario crónico deja de usar la droga.

  Estos síntomas incluyen depresión, ansiedad, fatiga, paranoia, agresión y un deseo intenso por la droga.

  En estudios científicos que examinan las consecuencias a largo plazo del uso de la metanfetamina en los animales, ha surgido preocupación sobre los efectos tóxicos en el cerebro.

  Investigadores han reportado que tanto como el 50 por ciento de las células que producen dopamina en el cerebro pueden ser dañadas después de exposición prolongada a niveles relativamente bajos de metanfetamina.

  Investigadores también han encontrado que las células del sistema nervioso que contienen serotonina pueden ser dañadas aún más extensivamente. Si esta toxicidad está relacionada a la psicosis vista en algunos de los abusadores crónicos de la metanfetamina, está todavía por descubrirse.

Pregunta siguiente

 

Términos | Privacidad | Publicidad | Quiénes Somos | Cesión de Derechos