¿Están los consumidores de metanfetamina
en riesgo de contraer VIH/SIDA y Hepatitis B y C?

 

 El incremento en la transmisión del SIDA y hepatitis B y C son consecuencias probables del aumento en el abuso de la metanfetamina, particularmente en individuos que se inyectan la droga y comparten los instrumentos de inyección.

La infección del SIDA y otras enfermedades infecciosas son propagadas entre los usuarios que se inyectan la droga principalmente a través de jeringas, agujas y otros aparatos contaminados y usados por más de una persona.

Para casi un tercio de los norteamericanos infectados con SIDA, el uso de la droga inyectada ha sido un factor de alto riesgo, contribuyendo a que el abuso de las drogas se convierta en el portador con más crecimiento en la transmisión del SIDA en toda la nación.

  Investigaciones también indican que la metanfetamina y otras drogas que estimulan las actividades psicomotoras del cuerpo pueden incrementar la líbido en los usuarios, en contraste a los opiatos que la disminuyen.

 Sin embargo, el uso a largo plazo de la metanfetamina puede estar asociado con la disminución de la función sexual, por lo menos en los hombres.

 Además, la metanfetamina parece estar asociada con actos sexuales más violentos, lo cual puede causar sangramiento y heridas. La combinación de inyección y riesgos sexuales pueden resultar en que el SIDA se convierta en un problema más grande entre los que abusan de la metanfetamina que entre los que abusan de opiatos y otras drogas, algo que ya parece estar sucediendo en California.

  Investigaciones hechas con fondos del NIDA han descubierto que a través de tratamiento, prevención, y programas de ayuda comunitaria, los abusadores de drogas pueden cambiar su conducta y disminuir los riesgos de contraer SIDA.

El uso de las drogas se puede eliminar y la conducta de alto riesgo relacionada con las drogas, como el compartir agujas y las prácticas sexuales peligrosas, se pueden reducir significativamente así reduciendo el riesgo de contagio.

Por lo tanto, el tratamiento del abuso de las drogas es altamente eficaz en la prevención de la propagación del SIDA, hepatitis B, y hepatitis C.

Pregunta siguiente

Términos | Privacidad | Publicidad | Quiénes Somos | Cesión de Derechos