National Institute on Drug Abuse

¿Existen tratamientos para ayudar a los fumadores de marihuana?
Hasta hace algunos años, era difícil encontrar programas específicamente diseñados para los consumidores de marihuana. Los tratamientos para la dependencia a la marihuana eran muy similares a los que se usaban para otros tipos de drogas, incluyendo: Desintoxicación, terapia de comportamiento, y asistencia regular a reuniones de grupos de apoyo, tales como Narcóticos Anónimos.

Recientemente, los investigadores han experimentado con varios métodos de atraer a los consumidores de marihuana a programas de tratamiento que les ayuden a abstenerse. Hasta el momento, no existen medicamentos para el tratamiento a la dependencia a la marihuana, así es que los programas se concentran en la consejería y los grupos de apoyo. En los estudios, los profesionales observan las características que podrían ayudar a predecir cuáles pacientes tendrán éxito en dejar la droga, y las técnicas de tratamiento que podrían ser de mayor ayuda.

El progreso en los tratamientos debe incluir programas específicamente diseñados para ayudar a los adolescentes. La mayoría de estos programas se llevan a cabo en universidades, en donde la mayoría de los pacientes reportan que la marihuana es su droga favorita. Otros se ubican en instalaciones independientes de tratamiento para adolescentes. Los médicos de familia también son una buena fuente de ayuda para asistir a los jóvenes con problemas causados por la marihuana.
En algunas ocasiones ¿se usa como un medicamento?
Han habido muchas discusiones en la prensa acerca del uso médico de la marihuana. Bajo la ley de los Estados Unidos desde 1970, la marihuana ha sido una sustancia controlada bajo el "Schedule I". Es decir, que la droga, por lo menos cuando se fuma, no es generalmente aceptada como un medicamento.

Al considerar su posible uso como medicamento, es importante distinguir entre la marihuana y el THC puro, u otros químicos específicos derivados del Cannabis. La marihuana pura contiene cientos de químicos, algunos de los cuales son claramente dañinos a la salud.

El THC en forma de píldora para consumo oral (no se fuma) puede usarse en el tratamiento de la nausea y el vómito que se presentan con algunos tratamientos contra el cáncer y está disponible con receta médica. Otro químico relacionado con el THC (nabilone) ha sido autorizado por la "Food and Drug Administration" para el tratamiento de los pacientes con cáncer que sufren náusea. En su forma oral, el THC también se usa con los pacientes de SIDA, porque les ayuda a comer mejor y mantener su peso.

Los científicos estudian la posibilidad de que la marihuana, el THC y otros químicos relacionados con la marihuana tengan ciertos valores medicinales. De acuerdo a los científicos, se necesitan hacer más investigaciones sobre los efectos negativos de la marihuana y sus beneficios potenciales antes de poderla recomendar para uso médico.

Pregunta siguiente